Según recoge el portal Idealista, encontrar un buen inquilino es fundamental para cualquier propietario, pero igualmente importante es que cualquier persona interesada en alquilar una vivienda sea capaz de encontrar un arrendatario que cumpla con lo acordado.

Para evitar que te encuentres atrapado en una tormentosa relación con el propietario de la vivienda que piensas alquilar, es importante que antes de firmar el contrato tengas una respuesta clara y concisa a estas 10 preguntas que nos detalla el portal Idealista atendiendo a las opiniones de los usuarios.

1.- ¿Qué incluye exactamente el precio del alquiler? 

Para evitar sorpresas y llevarte una mala opinión, es fundamental que acuerdes, y pongas por escrito en el contrato, que gastos se incluyen en la renta: el impuesto de las basuras, el IBI, la cuota de la comunidad… si no queda claro, te puedes encontrar con una desagradable sorpresa en forma de recibo mes tras mes.

2.- ¿Están dados de alta los suministros de agua, luz y/o gas? 

No siempre es el inquilino quien tiene que dar de alta los suministros, y por eso son muchos los usuarios que luego piden explicaciones a los propietarios. Además, es conveniente que las instalaciones sean revisadas antes de que un nuevo inquilino entre a vivir en la casa en alquiler para identificar posibles desperfectos y repararlos antes de la fecha efectiva de inicio del contrato.

Por ejemplo, desde Alquilovers señalan “el inquilino es libre de elegir la compañía de suministros que prefiera de esta forma, podrá pagar y gestionar las facturas personalmente con nosotros. El alta de los suministros como tal, corre a cargo del inquilino. Alquilovers se encargará de facilitarte los boletines conforme existen puntos de acceso a los suministros tal y como indica”.

3.- ¿Quién se hace cargo de las averías? 

Lo lógico es que se acuerde que las averías estructurales (tuberías, calderas, humedades…) sean a cuenta del propietario y los desperfectos del día a día corran del bolsillo del inquilino. No obstante, muchos son los usuarios los que opinan que esto no siempre es así, y las averías son fuente constante de conflictos. Antes de entrar a vivir comprueba que todos los electrodomésticos, grifos y enchufes funcionen perfectamente

4.- ¿El alquiler subirá por algún concepto? 

Hay propietarios que fijan una cantidad y no la modifican, otros que incrementan el equivalente al ipc, pero ojo, con la modificación de la ley de arrendamientos urbanos, las subidas ya no se fijan según el ipc.

5.- ¿Hay mucho ruido? 

Cuando vas a visitar un piso de alquiler, estás allí un durante un tiempo limitado, y por tanto no puedes hacerte una opinión clara sobre cómo es la estancia en ese lugar. No sabes realmente si en las horas punta o durante la noche hay ruidos crónicos que puedan amargarte la existencia. Pregúntalo. No hay nada más molesto que no poder descansar por ruidos ajenos

  1. ¿Cómo son los vecinos?

Te conviene saber si hay algún vecino problemático o si hay alguna otra cuestión relativa a la comunidad que te pueda afectar.

7.- ¿Se pueden tener mascotas?

Muchos propietarios no dejan tener mascotas para evitar un posible deterioro de la vivienda. Debes tener este punto claro antes de alquilar, de lo contrario el propietario te puede poner problemas o incluso rescindir el contrato.

Por su parte, desde Redpiso lo que sí tienen claro es que “existen diferentes tipos de viviendas y de diferentes tamaños. No es necesario tener un hogar grande, espacioso y con un gran jardín para que tu nuevo amigo pueda jugar en casa. Es muy común que en urbanizaciones o apartamentos encontremos más de un animal, ya que cada vez son más las mascotas que se adaptan a estos espacios”.

8.- ¿Habrá inventario de muebles?

Si el piso es amueblado, normalmente los propietarios te hacen firmar junto al contrato una lista o inventario con todos los muebles que había en el piso en el momento en el que se te entregaron las llaves. Eso es lo que tiene que haber cuando tú dejes el piso. Pregunta siempre antes si quieres hacer cualquier cambio de muebles… o te tocará pagarlo de tu bolsillo.

9.- ¿Hay ventilación natural?

 Es algo que más o menos puedes ver en función de las ventanas, balcones y/o terrazas que tenga el piso, pero no está de más. Puede ser que las ventanas que dan a patios interiores produzcan malos olores.

10.- ¿Hay humedades?

 
Importante, pues puede ser que estén en sitios que no son visibles a primera vista. Las humedades pueden provocar graves problemas en la infraestructura e incluso tener que llegar a tirar paredes. Si las hay, conviene que las arreglen antes de entrar a vivir.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s