Con el coronavirus nuestros hábitos diarios han ido cambiando, aunque es cierto que poco a poco volvemos a nuestras rutinas, hacemos planes o quedamos con unos y con otros. Pero, en un piso compartido, el riesgo al contagio se multiplica por el número de convivientes.

Convivir en un piso en tiempos de Covid-19 hace que las prácticas que se solían llevar a cabo sean replanteadas y se establezcan nuevas rutinas. ¡Te contamos lo que se ha de hacer!

– Limpiar y desinfectar diariamente las superficies que se tocan con más frecuencia, como las mesas, los pomos de las puertas, interruptores, teléfonos…

– Lavarse las manos con agua y jabón cada vez que se vaya de una habitación comunitaria a otra, después de usar el baño y antes de comer.

– Establecer a la entrada una zona donde dejar los zapatos o cualquier accesorio/objeto que haya estado en contacto con el exterior. En la entrada de la casa también debería haber un dispensador con alcohol o gel desinfectante.

– Organizar turnos de compra para que así se compre para todos una vez a la semana y no sea necesario hacerlo cuatro o cinco veces.

– Ventilar las habitaciones de uso común con frecuencia originando que el aire fresco circule.

A todo esto, hay que sumar las medidas de higiene básicas de un piso compartido. Ya no es suficiente con una planificación semanal de tareas en la que cada uno tiene una acción asignada. Ahora es necesario limpiar las veces que sea necesario.

En el baño es recomendable no compartir utensilios como toallas de mano, pasta de dientes o cepillo. Además, es aconsejable desinfectar de forma regular superficies somo grifos, lavabo,  tiradores de armarios…

En la cocina se deberían escalonar los tiempos de cocinado de las personas que viven en el piso para evitar coincidir más de dos personas en una misma habitación. Además, es recomendable no compartir utensilios ni alimentos. En cuanto a la limpieza, ha de limpiarse a fondo cada utensilio utilizado y también objetos y zonas como la del interruptor de la luz o la encimera que todos los convivientes puedan tocar.

Estas son algunas medidas a llevar a cabo dentro de un piso compartido, pero, recuerda, que para prevenir hay que respetarlas tanto dentro como fuera del hogar.