Las dudas por parte de los inquilinos a la hora de cerrar un contrato de alquiler siempre son numerosas. Por eso, respondemos a algunas preguntas recurrentes por parte de las personas que quieren alquilar una vivienda.

Permanencia mínima

La permanencia mínima obligatoria en un contrato de alquiler implica que la persona inquilina está obligada a mantener el contrato y pagar las cantidades establecidas durante seis meses desde la fecha del contrato.

Y hay que tener en cuenta que la computación de la permanencia mínima obligatoria se lleva a cabo desde la fecha efectiva de inicio de alquiler, que, con frecuencia, coincide con la fecha de firma de contrato.

Abandono de vivienda

Cuando un inquilino quiere dejar la vivienda antes de los seis meses desde la firma del contrato, está realizando un incumplimiento contractual. Y, en este caso, a excepción que el propietario estuviese de acuerdo, el inquilino debe:

– Cumplir con el plazo estipulado y asumir el pago de las rentas.

– Abonar los meses de renta contractual restantes hasta llegar a los seis meses obligatorios, en caso de que no quiera permanecer en ese inmueble.

En cambio, si la persona inquilina quiere dejar la vivienda tras la permanencia mínima obligatoria de seis meses desde la firma de contrato, no existiría ningún problema. Ya que la ley permite que la persona alquilada pueda finalizar ese contrato, si se lo comunica al arrendatario con una antelación mínima de 30 días.

En muchas ocasiones es recomendable que esta comunicación se realice por escrito y con claridad.

Alquiler por meses

En lo referente al alquiler de vivienda y su duración, las Leyes establecen un sistema de defensa del inquilino, pero, muchas veces, las personas tan sólo buscan un alquiler por muy pocos meses. Entonces, ¿qué sucede?

Se puede llevar a cabo un arrendamiento por meses, pero esto ha de especificarse en el contrato. Aquí debe constar que la vivienda alquilada no se trata de la vivienda habitual del inquilino y se ha de exponer la razón por la que se produce dicho alquiler por meses, ya sea por un trabajo temporal, por tratamientos médicos… En el caso de que se trate de un alquiler vacacional, la regulación corresponde a cada Comunidad Autónoma y los requisitos son diferentes.