Si estás pensando en vender o en alquilar tu casa, es necesario que te pares a pensar si necesita una serie de retoques y si merece la pena llevar a cabo una reforma. 

Meditar esto tiene un objetivo claro: obtener más dinero por la operación. Al final, realizar una serie de obras en un inmueble aumenta su valor lo que conlleva más dinero a la hora de llevar a cabo una venta o un alquiler. 

Y es que, en lo que se refiere a una vivienda, el valor de la tasación puede aumentar entre un 10% y un 17% adicional gracias a una reforma. Aunque hay que tener en cuenta que los precios del mercado inmobiliario son muy cambiantes, y más en el panorama en el que vivimos. Por lo que a veces, una reforma puede no ser lo rentable que esperábamos. 

El precio de reformar una vivienda 

Cuando hablamos de reforma, hay que tener claro que el coste de una reforma integral puede variar, pero puede oscilar desde los 300 euros hasta los 800 por metro cuadrado. Aunque no todas las viviendas necesitan las mismas rehabilitaciones, y a algunas con simples trabajos de pintura ya les es suficiente. 

Además, a parte de la reforma hay que tener en cuenta que cuando alguien quiere poner en venta o alquilar un piso, introduce una serie de cambios en la decoración del mismo. Así, una brocha de pintura, una limpieza general y la adquisición de muebles sencillos, pero a la última, puede generar un gasto de unos 3.000 euros. 

En muchas ocasiones, los vendedores o arrendatarios sacan sus viviendas al mercado inmobiliario tal y como están por no gastar más de lo necesario y por no meterse en medio de una reforma.  

Esto hace que, en algunos casos, cuando se quiere vender o alquilar un piso, pero sus condiciones no son buenas, ya sea por antigüedad, por mal estado o incluso por dejadez, el precio se devalúa y es mucho menor que el que debería ser. 

Es aconsejable tener el piso listo y en las mejores condiciones para así venderlo o alquilarlo con facilidad. Algunas claves que harán que tu piso se te escape de las manos, son las siguientes: 

– Generar una buena iluminación en todo el apartamento 

– Contar con una cocina espaciosa y que esté en buen estado 

– Si un piso cuenta con domótica y tecnología, será buscado por muchos 

– El baño ha de ser grande y estar adecentado 

Estas son algunas de las características que más se tienen en cuenta a la hora de alquilar o de comprar un piso, por lo que, si estás pensando en hacer alguna de estas dos opciones con tu inmueble, ¡tenlo muy en cuenta!